martes, 17 de septiembre de 2013

La crisis nos servirá para algo ?

L@s que seguís mi blog sabéis que mi hija hace patinaje artístico, lo hace en un club en nuestro pueblo, es un buen club, pagamos 22€ al mes y las niñas tienen buenos resultados en las competiciones y tanto la entrenadora como las monitoras son geniales.
Cuando las niñas empiezan te dejan unos patines para probar 15 días y te explican que luego tendrás que comprar unos y que no valen los que venden en los centros comerciales por 40€, que tiene que ser patines profesionales, nuevos valen unos 220€. Por suerte el club pone mucho empeño y el mercado de segundamano funciona muy bien entre las madres tanto en patines como en maillots, chandals... y puedes conseguir unos patines de otra niña por unos 100€.
Llega un momento que las niñas ademas de hacer la modalidad de Libre pueden optar también a otra modalidad que es Escuela y, necesitan otros patines especiales que son diferentes de los de libre. Así que llega un momento que necesitas tener 2 pares de patines. Los patines de escuela son mas difíciles de conseguir, hay pocos y están muy buscados.
Yo hasta ayer estaba en esa tesitura, Vera necesitaba unos patines de escuela y nadie en el club tenia unos disponibles. Bueno, a lo que iba, por una casualidad y un precio simbólico han llegado a mis manos estos patines de escuela.


Parece ser que los antiguos dueños no sabían que tenían en sus manos un tesoro y decidieron abandonar en un trastero estos patines que en su día pudieron costar unos 300€. Y los pobres patines se quedaron allí llenándose de manchas de humedad. Cuando los pedí me dijeron que eso no valía para nada, pero la verdad es que la base del patín es de muy alta calidad y después de pasar por nuestras manos...


 Se ha obrado un milagro, después de frotar bien las botas que son de piel, darles un poco de crema limpiadora, limpieza de las ruedas con una lija fina y que deciros de los cordones, lo que salio de allí era increíble.
 Este es el resultado final, habrá que cambiar los rodamientos por que lleva diferentes en algunas ruedas y tienen desgaste pero con unos 30€ tenemos patines para tiempo.
Este hecho cotidiano me ha hecho reflexionar, durante la época de bonanza hemos acumulado cosas que tenían valor, las hemos guardado y dejado que se han estropeado y luego las hemos tirado.
 Y no penséis que yo me excluyo, si esto me hubiera pasado en otra época ¿ me hubiera esmerado en arreglar estos patines, o hubiera pensado que estaban asqueroso( que lo pensé) y hubiera comprado unos nuevos?
Por suerte y " gracias" a esta crisis el mercado de segundamano esta funcionando a tope, yo hace tiempo que me propuse deshacerme de las cosas que guardaba y no iba a utilizar, algunas las he regalado y otras las he vendido. 
Y despues de mi reflexión matutina os dejo el vídeo de mi peque en el festival de hace 15 días, el patinaje le encanta, disfruta muchísimo y ahora esta encantada con sus patines de escuela, como un niño con zapatos nuevos,aunque sean de segundamano.

5 comentarios:

  1. María, de antemano pido disculpas por si me extiendo en el comentario.
    Yo vivi en Argentina mis primeros 33 años. Mis padres, gallegos, jamas en la vida vivieron en abundancia. Nunca nos sobro nada, todo lo contrario. Eso, sumado a un pais en crisis permanente, hizo que creciera en una sociedad austera, que cuidaba las cosas hasta que "su roto" no tuviera solución. He estudiado con libros de 2º mano toda la vida, he usado ropa de otros en buen estado, he calzado zapatos heredados. Nunca tuve una bicicleta propia porque no habia para comprarla pero si me acuerdo de los primeros patines naranjas que me regalaron. Nuevos y relucientes los he guardado toda la vida como un gran tesoro porque para mi, algo inesperadamente nuevo fue ganarme la loteria.... Todo esto nos enseñaba a valorar las cosas. Suena a tópico, es verdad, pero si supieras las de 2º oportunidades que se le daba a las sobras de la comida o de la cena más de uno fliparía. Y en casa de mi marido (asturianos de toda la vida) pues fue mas de lo mismo. Por eso mismo, hoy intentamos que Noa valore las cosas y que no le importe poner o usar algo heredado. En epocas de vacas flacas el ingenio se agudiza, claro que si y miramos mas la cartera. Saber decir que NO a muchas cosas es un gran paso, aunque podamos dárselo. La parte importante de todo esto seria no olvidarnos de estos momentos y que, si algun momento las vacas engordan, no perdamos la perspectiva. Te felicito, te aplaudo y una cosa mas, el video PRECIOSO. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario, yo también vengo de una familia humilde aunque es verdad que los años de antes de la crisis podíamos permitirnos algunos caprichos. Lo mejor de todo es que nos hemos dado cuenta de queantes no eramos mas felices que ahora.

    ResponderEliminar
  3. María los patines parecen nuevos después de la reforma, se ven genial, y aunque ahora estemos mal nos vamos adaptando y todo sigue su curso. Mi hija también estuvo en el club de patinaje y en su momento vendí los patines, no ha cambiado mucho de hace 30 años ahora, también funcionaba el segunda mano. Tú eres muy apañada y tú marido por lo que veo también.
    Nos vemos! abrazos a la familia.

    ResponderEliminar
  4. Los patines se ven genial despues de pasar por tus manos.
    Una de mis hijas empieza ahora a patinaje, así que alomejor necesito asesoramiento sobre algo de tema, ya que no tengo mucha idea. Te importa que te pregunte dudas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel, pregunta lo que quieras, si puedo ayudarte lo haré encantada.

      Eliminar