martes, 29 de agosto de 2017

Regalos que te hacen reflexionar

Cuando alguien te regala un tubo de metal que puede ser lo mismo una funda de un puro que un bote de Redoxon, enseguida se te escapa una sonrisa. Lo primero es moverlo, sabes que va a hacer ese ruido característico de las agujas de ganchillo al rozarse contra el metal.




Y cuando lo abres encuentras joyas como estas, un ganchillo metálico del nº 4 y una funda metálica guarda agujas. OLE, OLE Y OLE, por las señoras que cosían y lo guardaban todo.



Cuantas prendas habrán tejido estas agujas?
Donde irán a parar mis cosas de costura?
Algún día le harán a alguien tanta ilusión como a mi?....

No hay comentarios:

Publicar un comentario